21 de julio de 2012

El naufragio del vapor Miramar


 Atracado en el puerto de Palma en 1908. Negativo gelatina sobre cristal 13x18 cm.

El “Miramar” fue el primer buque construido por encargo expreso de La Isleña Marítima que lo encargó a los acreditados astilleros de la Casa Odero en La Foce, Génova. Su botadura se llevó a cabo el día 17 de diciembre de 1903, cuyo acto describe el periódico “Cáffaro” de Génova en estos términos:

 "Ayer, por fin, después de cuarenta días  de espera por no permitirlo el estado del mar, permitió éste pudiera verificarse. A las 12 horas, la bella señorita Laura de Bernardi, hija del caballero Vinzenzo, Director técnico del astillero Odero, acompañada de todos los ingenieros y Jefes de la Administración, del cónsul español, del Director y representantes de la sociedad armadora y del capitán que debe mandar el buque, estrelló la tradicional botella de champagne contra la proa del “Miramar”.

El capitán Juan Singala
El bautismo religioso lo efectuó el párroco de San Pedro de la Force. A las 13,55 el ingeniero de Bernardi, director del Vero, dio la voz de mando de “táglia la bozze” (cortar las amarras).
 El día 24 siguiente se verificaron las pruebas oficiales en aguas de Génova, logrando velocidad de 15 nudos a tiro forzado y 13 a tiro normal. El día 7 de enero de 1904, llegaba felizmente al puerto de Palma por vez primera, procedente de Génova bajo bandera y con tripulación italiana, al mando del capitán Don Gregorio Costa, y a bordo del cual venían el Director de La lsleña Marítíma Don Sebastián Simó, el consejero Don José Barceló, el capitán y el maquinista Don Juan Singala y Don Antonio Thomás, respectivamente.

Permaneció en puerto durante varios meses mientras se cumplimentaban los trámites para su abanderamiento y el 9 de Abril, mandado por el capitán Don Juan Singala, salió para Marsella al objeto de limpiar fondos, regresando a Palma el día 15 de1 propio mes.  EI día 21 siguiente, con motivo de la venida a Palma del rey Alfonso XIII, salió para recibir al yate real “Giralda” a la altura del cabo Regana con los miembros de la Junta de Gobierno de la Isleña Marítima y muchos invitados.

Al día siguiente, junto con el “Balear”, acompañó al monarca a las cuevas de Artá, Alcudia y Pollensa y el 24 por la noche salió para Ibiza con motivo del viaje del monarca a aquella isla.

El Miramar engalanado para una de sus singladuras

Pocos días después se incorporó a la línea de Palma a Barcelona, siendo el “Miramar” el “buque insignia” de la flota de la Isleña Marítima, y por consiguiente, al mando del decano de sus capitanes y de sus primeros maquinistas, que en aquellos años eran Don Juan Singala y Don Antonio Thomás, respectivamente, hasta que la incorporación del “Rey Jaime II” en Octubre de 1910 lo relegó a lugar secundario. El 12 de Junio de 1910 transportó una peregrinación a Civitavecchia, al frente de la cual iba el Obispo Don Pedro Juan Campins y Barceló, regresando a Palma el día 23. El 23 de Julio de 1912 nuevamente transporta una peregrinación diocesana a la misma ciudad.

La escasez de carbón que motivó la guerra europea, también aconsejó apartar al “Miramar” de sus habituales servicios en el sector de Ba1eares, y pintado su casco de negro, como buque carguero, a principios de 1918 emprendió su primer viaje al puerto de Musel para cargar carbón con destino a Cádiz
A las cinco de la tarde del día 8 de Febrero sale de Gijón y sobre las tres de la madrugada del día siguiente embarrancó en la ensenada de Aguillones, cerca del cabo Ortegal, perdiéndose totalmente.

 El Miramar enbarrancado en las costas de Galicia

El periódico “La Voz de Galicia” del día 10, narró en estos términos el naufragio del “Miramar”:

“A las 3 de la madrugada de hoy (día 9), encalló en una ensenada de Aguillones, cerca del cabo Ortegal, un vapor llamado “Miramar”, de la compañía Isleña Marítima y matrícula de Palma de Mallorca.  Desplazaba el buque unas 1.600 toneladas y se dirigía con rumbo a Cádiz, conduciendo un cargamento de carbón tomado en el puerto de Musel, de donde salió ayer a las cinco de la tarde.  A las tres de la madrugada, hora en que ocurrió el siniestro, iba de guardia el oficial primero, quien, al advertir que el buque había tocado en las rocas, ordenó que se echaran los botes al agua; pero el oleaje destrozó algunos, librándose de los embates del mar solamente dos, que fueron ocupados por los marineros.

Una de las citadas embarcaciones, después de correr grandes riesgos y de estar varias veces a punto de naufragar, consiguió llegar a la bahía de Cariño, zozobrando a la entrada, desde donde los individuos que la ocupaban, comenzaron a pedir socorro. A sus gritos, varios marineros acudieron en auxilio de los infelices que luchaban contra el mar y la niebla, que les impedía conocer el sitio en que se encontraban. Trabajo costó a los abnegados marineros de este puerto dar con los que demandaban auxilio, pero al fin, pudieron encontrarlos y recogerlos, trayéndolos a tierra, donde relataron la forma en que ocurrió el accidente y señalaron el lugar en que el “Miramar” se hallaba encallado.

Circulada la noticia, muchos vecinos de este puerto salimos con dirección a Aguillones, bordeando la abrupta costa y venciendo las enormes dificultades que el camino ofrecía. Cuando llegamos, empezaban a desembarcar los náufragos.  Un audaz marinero, atándose a la cintura un nuevo cabo, se arrojó al mar, y a nado, 1o trajo hasta tierra, quedando de esta suerte establecida la comunicación entre el buque y la playa.  Luego, con la ayuda de los que habíamos acudido al lugar mencionado, comenzaron a pasar, braceando por dicho cabo, hasta 27 tripulantes del vapor “Miramar”.

Venciendo enormes dificultades, logramos traer a los mencionados marineros a Cariño.  Según éstos manifiestan, faltan diez hombres de los que constituían la tripulación del vapor encallado.  Se cree que al ser destrozados por el mar los botes en que habían intentado salvarse, fueron estrellados contra las rocas por el mar, cada vez más embravecido.  Entre los que se supone han perecido, figura el capitán Don Jorge Bennasar y el telegrafista del buque, Don Luis Cuéllar.  El mar arrojó más tarde dos cadáveres. Se cree imposible subirlos a la ribera, dado el estado imponente del mar, que bate furiosamente contra los acantilados de la costa.

Se dedicaba el “Miramar” a conducir pasaje y correo entre Palma de Mallorca y Barcelona y era éste el primer viaje de cabotaje que hacía.  Se considera inminente la pérdida total del barco y su cargamento".


Perecieron en el naufragio los siguientes tripulantes:
Capitán:  Don Jorge Bennasar Juan
Radiotelegrafista:  Don Luis Cuéllar Cuéllar
Mayordomo:  Antonio Company 
Camarero:  Jaime Palou Tomás
Pañolero:  Jaime García García
Marinero:  Nicolás Vivó Palerm
Fogoneros:   Antonio Pujol García y Monserrat March Amengual
Carpintero:  Bartolomé Suau Sastre
Marmitón:  José Alba ReaI

 Entre los supervivientes figuraban los pilotos Don Jaime Fornaris y Don Manuel Despujol, así como los maquinistas Don José Palmer, Don José Albertí y Don Francisco Quevedo.
Los náufragos llegaron a Palma días después, dirigiéndose desde el puerto a la capilla del Hospital, para ofrendar al Santo Cristo de la Sangre la cuerda que les permitió su salvamento. El capitán Don Damián Rigo Mir fue comisionado por la Isleña Marítima para desplazarse al lugar del naufragio, al objeto de estudiar la posibilidad de la recuperación del “Miramar” , pero el estado en que se encontraba, materialmente empotrado en los acantilados, no permitió salvamento alguno.
Se pudieron recuperar elementos del buque, como la caldera, que en el año 1926 fue instalada en el vapor "Romeu".
En el semanario mallorquín Foch y Fun , en su edición del día 16 de febrero de 1918 vino publicada esta poesía dedicada al naufragio del “Miramar” :


 ¡Adiós Miramar! 
Desapareciste 
vencido por las olas 
y a Mallorca das 
un mal que pensar
 viendo que fuiste nuestro,
vilmente te compraron 
 y a morir te llevaron ...

¡Adiós, Miramar! 
La ambición es causa 
de lo que te pasa 
gente de mala raza 
te asesinó, 
a Cádiz partías 
y te renegaste,
 diez vidas cortaste ...

¡Adiós, Miramar!
 El piloto Fornaris 
cumpliendo servicio 
dio la noticia al embarrancar. 
¡Oh, vil egoísmo 
por el que te alejaste 
por el que naufragaste ...

¡Adiós, Miramar! 
Hermanos, padres, viudas, 
familias enteras 
el naufragio que hiciste 
tienen que llorar. 
¡Adiós pobres víctimas 
que con cruel agonía 
llegó el fatal día ... !

¡Adiós, Miramar! 
Mallorca protesta
 del todo indignada 
porque le han robado
 la Isleña flotante.
 Perdido va un barco
 que queda sin vida
 y con grave razón grita:
 ¡Maldito causante! (*)

(*) El tono dolido y molesto de la poesía se explica por la compra en 1918 de la Compañía Transmediterránea -fundada por Juan March- de casi la totalidad de las acciones de la Isleña Marítima. Un sector importante de la población mallorquina no estaba de acuerdo con esa absorción. Con ello se perdía el carácter netamente mallorquín de la empresa naviera por excelencia.




30 comentarios:

  1. Vaya la mala suerte la de encallar en las costas asturianas, seguramente la escasez de la 1ª guerra mundial tuvo algo que ver. Muy emotiva la poesía del seminario Foch y Fun, así como la descripción de la vida del vapor que has hecho, Lorenzo. Que tengas un gran fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco. Al final, el sacarlo de sus rutas habituales vemos que fue su perdición.
      Lamentablemente, la poesía no venía firmada, por lo que no he podido poner quien era el autor.
      Y Feliz fin de semana para ti también.

      Eliminar
    2. Costa coruñesa, no asturiana.

      Eliminar
  2. No se porqué, pero los barcos embarrancados me suman en la tristeza ¡....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Barcos, aviones... todas estas desgracias causan pesadumbre amigo Miguel.

      Saludos!!

      Eliminar
  3. Llama la atención que la única mujer de la tripulación, víctima del naufragio, ocupara puesto de fogonera. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es raro si, más teniendo en cuenta que era ese un trabajo muy duro para una mujer. Debía de ser bastante fortachona ;-)

      Saludos!

      Eliminar
  4. Hola Lorenzo:

    Como al Marques, me llama la atención que la única mujer de la tripulación fuese fogonera. No porque no pudiese serlo, sino por lo cánones de la época.

    Un poema denuncia... o algo parecido.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que es raro como dices. Seguramente fuera una excepción en aquellos años.

      Lo del poéma lo explico al final. Ese vapor no debiéra de estar allí. La sociedad palmesana sintió como si se lo hubieran robado tras los manejos de March al comprar la Isleña Marítima.

      Saludos.

      Eliminar
    2. El nombre Monserrat (castellanizado de Montserrat) también se usa para hombres, no sólo para mujeres. Por tanto el fogonero Monserrat es un hombre. También sucede con el nombre Rosario.

      Eliminar
  5. Vaya que pena, me pasa como a Don Miquel, me gusta ver los barcos en puerto, pero embarrancados siempre me dan pena. Mala fortuna tubo este buque, de gallardo y pasaje a negro y carbonero.
    Saluditos buen post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos este fue debido al mal tiempo o a las dificiles condiciones de visibilidad. Nada parecido al "Costa Concordia" que salvando las distancias parece ser que fue por un acto de irresposabilidad y negligencia.

      Saludos y gracias.

      Eliminar
  6. Es impresionante la fotografía del naufragio. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene muy buena resolución pero es la única que encontré.
      Saludos y gracias.

      Eliminar
  7. Desde luego que mal le vino el cambio de dueños, trabajo y pintura..., ese Cantábrico es feroz.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es un mar mucho más violento que el Mediterráneo. Lo pago caro al final....
      Saludos amigo.

      Eliminar
  8. La fotografía del buque encallado nos sobreviene a la mente haciéndonos recordar aquellos otros que fueron a morir en Cuba o Filipinas en 1898, si nos vamos lejos, y si nos quedamos en el aquí y ahora, al crucero Concordia. En este caso se cumplió lo que dicta el código marítimo: niños y mujeres primero y capitán el último. Por cierto, imagino que sería ya de casco metálico y no de madera como los que mandamos a Cuba. Creo que el obispo que citas es el que encargó a Gaudí la reforma de la catedral de Palma, ¿no?

    ResponderEliminar
  9. Hola Carmen.
    Muchos buques de bandera mallorquína se han hundido en el Mediterráneo y otros lugares. Hay una larga lista. Este no sería el único.

    Y sí, Pere Campins es el obispo que encargo la reforma de la Seu a Gaudi en 1901.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Este verano, viaje a La Toscana y lo hice en Ferry hasta Livorno, en un momento dado pense, ay!!! y sí esto se hunde, pero hubo suerte y llegue a tierra sana y salva, cuando he visto el naufragio en costas Toscanas de un cruzero, pienso que horror, podría haberme pasado, y como soy de tomar decisiones he decidido, que ya siempre viajaré en avión, es más corto, más rápido y el aeropuerto tiene muchas tiendas donde mirar ropa, jejejejeje.

    ResponderEliminar
  11. No se crea, los cruceros son muy seguros, lo que no es tan seguro es la profesionalidad de los oficiales que están al mando por lo que hemos visto últimamente.
    De todos modos, me alegra que saliera intacta y con su propio pie de tal singladura miss Susan.

    ResponderEliminar
  12. La fotografía del naufragio es realmente estremecedora.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que lo es Natalia. Fue un tremendo naufragio.

      Saludos!

      Eliminar
  13. Qué fotos más preciosas, ahora te viene bien con lo del cruzero, pero tus fotos son más espectaculares, un abrazo y el post divino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mª TRinidad. Pero debo discrepar. Las imagenes del Costa Concordia son tremebundas. Aún así, gracias.
      Un abrazo!

      Eliminar
  14. las fotos bien chulas pero el capullo del hijo que las hizo es un ladron

    ResponderEliminar
  15. Hola, primero felicitarte por la foto es espectacular y segundo, en el artículo se habla del capitán Juan Singala, me gustaría saber sí tienes alguna foto ya q era familia de mi marido y le haría ilusión verlas, gracias un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Hola BDR.BY.
    Como no me has dejado una dirección para avisarte he actualizado la entrada con una fotografía del capitán Juan Singala. Espero que con suerte alguna vez la veas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Un blog fantastico.
    EL capitan SIngala creo que fue capitan de una embarcacion del archiduque luis salvador , ademas creo que fue el motivo de distanciamiente del archiduque luis salvador con Catalina HOmar ya que ella estaba enamorada del capitan , deseando que es, arxhiduque le diera su consentimiento apara casarse con el ,

    ResponderEliminar
  18. Aunque no se que fue del capitan despues. . Rebeca

    ResponderEliminar
  19. Aunque no se que fue del capitan despues. . Rebeca

    ResponderEliminar

Si quieres hacer algun comentario y no tienes cuenta de gmail, puedes hacerlo seleccionando en el perfil: "Anonimo".
Al final, puedes poner tu nombre si así lo deseas.

CASSIUS CLAY EN MALLORCA

Cassius Clay El 3 de junio de 2016 moría el más grande, el único, el genial, aquel que "volaba como una mariposa y picaba ...