13 de noviembre de 2011

Historias, Mitos y Leyendas: La Calle de la Cadena

La pequeña calle de la Cadena a la izquierda de la imagen

(*) Entre la plaza de Cort (en la que esta sito el Ayuntamiento)  y la plaza de Santa Eulàlia, hay una calle, muy corta, que incluso hoy en día se la conoce como de la Cadena. Este nombre responde a una curiosa tradición medieval: cuando los "jurados" de la Universidad celebraban reunión de Consell, la plaza se cerraba con cadenas para evitar ruidos e interferencias externas. La solemnidad de las reuniones así lo aconsejaban. En este sentido, otra muestra de la formalidad de las reuniones, era que al inicio de las sesiones se rezaba la oración del Espíritu Santo, con los jurados rodilla en tierra que imploraban la inspiración de la tercera persona de la Santísima Trinidad, con tal de tomar las decisiones más acertadas en beneficio de la comunidad.

Ya dentro de la edad moderna, la tradición de poner cadenas desapareció; pero, su presencia se mantuvo durante décadas. Las cadenas de Cort al menos existieron hasta el final del siglo XVIII, aunque su origen y función estaban casí olvidadas. Así, en 1793, los regidores del Ayuntamiento hablaban de... "el estorvo y embargo que causan las barreras de yerro, vulgarmente llamadas las cadenas de Cort, en el transido de las gentes y en particular por las noches, por lo que seria del caso quitarse aquellas. Se acordó se busque el origen de la expresada Cadena de Cort."

A pesar de la información anterior, en el siglo XIX la paza de Cort se volvía a cerrar cuando había reunión de la corporación municipal, no con cadenas sino con barras de hierro, y se ponían multas a aquellos que no respetaban las mismas como nos dice un documento de 1840: "Habiéndose observado que algunos conductores de carruajes, para pasar por la plaza de Cort, en los días en que el Muy Ilustre Ayuntamiento celebra sesión pública, escitan algunos muchachos a retirar los tornillos que se colocan en las bocacalles que dan a dicha plaza, para impedir el ruido que causan, han venido los señores alcaldes en imponer multas de veinte sueldos al conductor de todo carruaje que, colocados los tornillos, pase por dicha plaza y para que nadie pueda alegar ignorancia , mando se publique y fije el presente en los sitos públicos y en los periódicos de esta capital. Palma, 4 de julio de 1840."

(*) Histórico

17 comentarios:

  1. Ahh ¡¡¡ las comparativas ¡¡¡ que buenas que son para hecernos ver como pasa el tiempo ¡¡salut..

    ResponderEliminar
  2. Tradición interesante Lorenzo.

    En Caracas se le pone nombre a las esquinas del centro de la ciudad, generalmente relacionadas con algún evento o edificio o Personaje que viviera en ella.

    Hay una que se llama la esquina del muerto...Ya te imaginaras

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pues ponían buenas multas, leches...Veinte sueldos en esos tiempos era una barbaridad ¿no?

    ResponderEliminar
  4. ¿Es posible que tales cadenas limitasen un espacio sujeto a unas jurisdicción distinta?.En el caso de las existentes en algunos palacios de grandes de Castilla sí que tenían tal función. A pesar de todo este carácter no existiría ya en fecha tan tardía como la de 1841.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesantes los detalles del pasado me pongo a pensar de mis tatarabuelos y de las cosas que pasaban en sus epocas.
    Lorenzo, gracias por su trabajo.

    ResponderEliminar
  6. Algo parecido, pero menos antiestético que nuestras actuales y feas vallas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Yo es una medida que reimplantaría, la oración al Espíritu Santo, me refiero, en el Congreso de los Diputados.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. El nombre a las calles se le da por el personaje o por algún costumbre corriente en ella, en este caso fueron las cadenas.
    Es cierto que era una forma de barrar las calles, aunque la multa era bastante elevada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Ay, y ellos se quejaban de los ruidos! Tendrían que darse una vueltecita ahora por el vecindario.
    Pero la multa debía de ser bien disuasoria, desde luego.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Me ha recordado un poco al Tribunal de Las Aguas que se celebra en Valencia, a las puertas de la Catedral. Ese corrilo de regadores forma simbólicamente una cadena humana, parecida a la de tu gran tierra.
    Un abrazo¡¡

    ResponderEliminar
  11. MIGUEL:
    Si, pero precisamente en esta no he puesto una foto actual jejejeeee...
    Salut!


    MANUEL:
    No es mala idea tampoco la de las esquinas. Y me imagino la del muerto, si, y de que viene...


    Fº JAVIER PERALTA:
    Si, lo de multar y exprimir al ciudadano ya vemos que viene de lejos.

    Y no se a cuanto equivaldria un sueldo hoy en día. Pero no creo que se refiera a los sueldos semanales o mensuales como ahora conocemos. Debe de ser otra cosa.


    SR. RETABLO:
    No, los jurados tenian jurisdicción en toda la ciudad. Por lo tanto era solo una medida para intentar lograr que no pasara gente ni carruajes ante el Ayuntamiento.


    SR.ANONIMO:
    No, gracias a usted por su visita y comentario.


    DESDELATERRAZA:
    Ahora que lo dice, unas cadenas son mucho más efectivas y elegantes que las barreras de plastico o de hierro que colocan en la actualidad. Si señor.


    EDUARDO DE VICENTE:
    A mi la medida que ya me iría bien sería que los concejales o diputados se encomendaran al buen juicio y al sentido común, que ya se sabe, es el menos común de los sentidos.


    MARI-PI-R:
    Si, y esta es una de las calles más antiguas de la capital. Desde siempre se llamo así. Y ahora después de tanto tiempo, casí nadie conoce sus origenes...


    LA DAME MASQUÉE:
    Cuanta razón madame. Si les molestaban el paso de los carruajes, imagine ahora con los miles de vehiculos que transitan por la ciudad. Una locura.


    Fº JAVIER:
    No conozco mucho ese tribunal de las aguas, pero se que también es muy antiguo. La verdad es que hay muchisimas costumbres ancestrales que hay que proteger y difundir.


    Gracias a todos por su visita y comentarios. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. En aquellos tiempos fuimos originales, es ahora que por nuestras calles pasan coches y motos a toda pastilla y no encuentran ningun poli. Pero recordar viejas constumbres nuestras me gusta.

    ResponderEliminar
  13. Fantástico Lorenzo. Sigue con esas investigaciones. Esas cosas no puedan quedar en el olvido.

    ResponderEliminar
  14. Yo opino como algunos comentaristas, que podían significar las cadenas una jurisdicción distinta. Así en muchas catedrales, si te pillaban en el interior de las cadenas, te juzgaba el tribunal eclesiástico, que solía ser mucho más liviano que el civil, como ocurría en Sevilla en la edad moderna. Interesante post, Lorenzo. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  15. Pues me parece una acción muy razonable la de los miembros de la junta. Seguro que en esa calle eran frecuentes los griteríos de la muchedumbre, el paso de caballerías y carros y quién sabe si alguna trifulca.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. TOLITO:
    Me satisface que estas pequeñas historias también te gusten. Habra más, seguro que si.


    LUIS M. ESTELRICH:
    Gracias amigo, seguire como dices investigando estas pequeñas historias y leyendas. Me alegro que te gusten.


    PACO HIDALGO:
    Estimado amigo, segun la fuente contrastada, no era por dominios y jurisdicciones. Sólo era para conseguir algo de tranquilidad en la plaza y calles adyacentes.


    CARMEBÉJAR:
    Así es. La plaza del ayuntamiento era un referente en trasiego de gentes y carruajes, por lo tanto , se tenían que tomar estas medidas para tener algo de tranquilidad.


    Y muchas gracias a tod@s por su visita y comentarios.

    ResponderEliminar
  17. Y las cadenas originales no se conservarán por casulidad, ¿no? Sería interesante volver a colocarlas a los lados ahora que ya prácticamente es peatonal. Todo lo que sea mantener la historia en la calle me parece positivo y una curiosidad turística más.

    ResponderEliminar

Si quieres hacer algun comentario y no tienes cuenta de gmail, puedes hacerlo seleccionando en el perfil: "Anonimo".
Al final, puedes poner tu nombre si así lo deseas.

CASSIUS CLAY EN MALLORCA

Cassius Clay El 3 de junio de 2016 moría el más grande, el único, el genial, aquel que "volaba como una mariposa y picaba ...