19 de mayo de 2011

Historia de Palma(2): La ciudad musulmana



Huestes almorávides en conquista de la islas
La incorporación de las Islas Baleares al emirato de Córdoba se produce en el año 902-903. Tras su conquista,  Madina Mayurqa seria el nombre que recibió la ciudad de Palma durante la ocupación musulmana. Está, se configuraría como un importante núcleo urbano a partir la dominación almorávide. Una vez finalizada la conquista de Mallorca, el primer walí de Mallorca, Isam al-Jawlani, se dedicó a la reconstrucción de la ciudad romana edificando posadas, baños y mezquitas, probablemente para favorecer la inmigración de musulmanes desde la Península, que al establecerse en las islas, influyeron intensamente en el cambio de la sociedad mallorquina para hacerla cada vez más parecida al Al-Andalus musulmán. Esta obra supuso la substitución del primitivo recinto romano por una ciudad de planta completamente distinta, según modelos musulmanes. Las clases dominantes se dedicaban básicamente a la guerra, a la piratería y al comercio, mientras que las clases populares vivían de la agricultura, ganadería y manufactura. Muchos de los refugiados que huían de los almohades se instalaron en la isla, llegando a una población de unos 25.000 habitantes (uno de los núcleos más poblados del occidente europeo).  Entre el campo y la ciudad no solía haber conflictos ya que las clases ciudadanas poderosas no eran las propietarias de las tierras de la part forana. Destaca el complejo sistema hidráulico implantado en la ciudad, que la abastecía de agua a través de la Font de la Vila.  La organización social se basaba en agrupaciones tribales y clánicas en pequeños poblados (alqueries y rafals), a parte de la ciudad de Palma. En cuanto a las actividades económicas, el predominio claro correspondía al cultivo de regadío que producían hortalizas y forrajes, además de arroz o algodón. La isla tenía una importantísima red hidráulica que suministraba agua a la ciudad y a casi todas las tierras labradas.  En los diferentes mercados de ciudad se vendían carne, hortalizas, plata, carbón, cerámica, zapatos de esparto, etc.   Los valís mallorquines pusieron su flota al servicio de sus señores peninsulares,  participando en las expediciones musulmanas contra Cataluña y las costas mediterráneas francesas, como el sitio y conquista de Barcelona, en la que la escuadra mallorquina participó. Cuando el califato se desintegró en los reinos de Taifas, Mallorca pasó a la taifa de Denia, por lo que los valís mallorquines pasaron a depender de ésta. La muralla de la ciudad fue construida a partir de un proyecto de finales del siglo XI y presentaba unas características constructivas muy unitarias.  Las torres se situaban a una distancia aproximada de 35 metros una de otra. Una de éstas ha sido localizada en la manzana limitada por las calles de Sant Pere, Pólvora y la plaza de la Porta de Santa Catalina. Se trata de una torre de planta rectangular de 4,1 metros de lado, revestida con tapial y con esquinas de piedra de marés, conservando restos de almenas.

La puerta de Bâb al-Kahl antes de su miserable demolición en 1912.
La puerta de Santa  Margalida, Bâb al-Kahl en árabe, se situaba en el punto topográfico más alto de la ciudad. Su emplazamiento fue elegido expresamente para hacerlo coincidir con el de la entrada de la acequia del agua de la “Font de la Vila” en la ciudad. No se conserva tal puerta pero se supone, que la puerta estaba formada por un bloque de planta rectangular diferenciado del muro de cerca, con túnel de acceso directo que en su parte media presentaría un arco subsidiario para albergar el rastrillo. La iglesia de Sant Miquel de la misma calle se ubica en el mismo solar que una de las mezquitas de la ciudad, precisamente aquella en la que se ofició la primera misa después de la ocupación de la ciudad por el ejército feudal dirigido por Jaime I de Aragón, ya que aún no se habían construido templos cristianos.  Como ocurre en muchas otras mezquitas de la ciudad, en sus inmediaciones se encontraban un cementerio y unos baños. Se desconoce el emplazamiento exacto de la necrópolis pero algunas de sus piedras sepulcrales con inscripciones árabes fueron utilizadas como material de construcción de la puerta de Santa Margalida, muy dañada en el momento de la conquista. Estos restos constituyen la mayor parte de la colección de epigrafía árabe del Museo de Mallorca. Tampoco puede precisarse el emplazamiento exacto de los baños, si bien, según la documentación escrita, se encontraban junto a la iglesia, en unas casas de propiedad de la familia Bennàssar, que ocupó también, tras la conquista, las tierras de Alfàbia.


La Almudaina, residencia de los walis
La Almudaina era la sede de los gobernadores musulmanes  En época islámica residieron en él los valíes o, durante el corto período de independencia política de Baleares, fue la residencia de sus cabezas, Al-Murtada y Mubassir Nasir al-Dawla. Las obras de restauración del siglo XX destaparon algunos restos de la época musulmana como los baños, las torres y el conjunto conocido con el nombre de arc de Drassana. También aparecieron durante las excavaciones varias conducciones residuales de la canalización de la ciudad islámica: tubos de barro cocido, bocas de distintos diámetros, etc., conjunto que permitía la existencia de fuentes en la superficie. Gracias a estos trabajos se han elaborado varias reconstrucciones de cómo debía ser el edificio en su época originaria y también se han establecido hipótesis sobre su cronología. La planta debía contar con una estructura rectangular con una torre de planta cuadrangular en cada uno de los extremos y otras dos, más estrechas (una de las cuales se ubicaba en el lugar que hoy ocupa la torre de l’Àngel). Se trata de construcciones levantadas con la técnica denominada de soga y tizón, muy común durante los siglos X y XI. En cuanto a la datación, el núcleo del edificio, el qasr, puede datarse en el siglo X, del que se conservan actualmente pocos restos (como las bases de las torres situadas en la fachada frente a la Catedral), con una serie de modificaciones realizadas entre finales de esta centuria y el siglo XI: la construcción de la torre de l’Àngel, varias dependencias y el levantamiento de un muro de tapia de 18,25 metros de altura, entre otras.

Vista de la Catedral de Palma
Frente a la Almudaina se encuentra la Catedral de Palma, ubicación donde se encontraba la mezquita. Su gran solar cubre lo que fue mezquita, con sus patios y minarete, y parte de una necrópolis recientemente descubierta. Se sabe que esta mezquita también había sido construida sobre una basílica romana. Esta mezquita era la aljama y probablemente la más antigua de la ciudad. Se denominan mezquitas aljamas aquellas en las que teóricamente puede reunirse toda la población para la oración de los viernes. Este templo musulmán fue sustituido por la construcción de la actual catedral cristiana sobre su emplazamiento. Se sabe que restos del templo musulmán se mantuvieron dentro de la catedral hasta el siglo XVI, actualmente, pese a los esfuerzos arqueológicos realizados, no ha sido posible localizar sus restos. La parte más antigua que se conserva es el zócalo de la torre-campanar.  Junto al huerto de la Almudaina se extendía un brazo de mar que enlazaba con el torrente de la Riera, que entraba en la ciudad por la Rambla y el Borne. Los actuales jardines de la Glorieta dedicada al poeta Joan Alcover ocupan el solar del antiguo convento de San Francisco de Paula y éste, el de una mezquita y unos baños públicos muy citados en la documentación medieval.  Parece que éstos tomaban el agua de una cenia y de la acequia de Ayn al-amir, ya que cerca se encontraban dos estanques unidos a los baños por la acequia.

Baños Arabes en las cercanias de la catedral
Desde la Catedral, y partiendo en dirección Este, se llega a los baños árabes, situados en la calle de Can Serra. Es seguramente la construcción de época islámica mejor conservada de las islas Baleares. Este edificio, que puede fecharse durante la primera mitad del siglo XII, fue construido reutilizando materiales procedentes de edificios destruidos durante el ataque pisano a Palma de 1114-1116.  De los cinco baños que se citan en el Llibre del Repartiment, éstos son los únicos que se han conservado hasta nuestros días. De ellos se conserva una sala de acceso, la sala de baños calientes y parte de un huerto en el que aún se mantiene el pozo de una noria. El acceso se realiza a través de un estrecho corredor empedrado que desemboca en una terraza elevada, ajardinada, perteneciente a la casa de Can España-Morell. Las dependencias están conformadas por un espacio central destinada a los baños calientes y una estancia anexa de planta rectangular y bóveda de cañón. La sala principal es de planta cuadrada y está cubierta por una cúpula central semiesférica, en la que se abren una serie de claraboyas que proporcionan una suave luminosidad a la estancia. A su alrededor se distribuyen doce columnas con arcos de herradura, con capiteles de diferentes tamaños y morfologías, probablemente reaprovechados de otros edificios que fueron destruidos tras la incursión pisana de principios del siglo XII. Los muros se encuentran ennegrecidos por el uso, probablemente, de antorchas para iluminar los interiores. Se distinguen restos de chimeneas. En el pavimento todavía se aprecian las marcas de las conducciones de agua, que debía de proceder de la Font de la Vila, y de una noria localizada en el jardín, ahora reconvertida en un pozo.

Grabado de El Temple en el siglo XIX
Siguiendo hacia el Este y cruzando un antiguo barrio de alfarerías islámicas, llegaremos al edificio conocido como “El Temple”, cerca de la plaza de la Porta des Camp.  Se trata de una parte de un recinto fortificado que se construyó para defender la zona más endeble de la fortificación de la ciudad de manera que, para entrar a la ciudad, debía cruzarse una puerta, un recinto rectangular con torres y una segunda puerta, la que actualmente podemos ver. Durante la época musulmana la ciudad de Madina Mayurqa amplió el perímetro de su fortificación con un segundo y tercer recinto amurallado. Adosada al tercer cinturón de murallas se hallaba una Almudaina o fortificación, llamada Gumara, con sus propios muros y flanqueada por doce torres de defensa. La fecha de construcción se remonta al siglo XI, en plena época taifa. El edificio debía ser del mismo tipo que la Almudaina de la calle del Palau Reial, con muros robustos y torres de argamasa con esquinas de cantería. Era un pequeño castillo con un patio interior, que defendía la entrada cercana, la Porta del Camp.

Bibliografía: 
 RIERA FRAU, M.: Madina Mayurqa

Continuara con: La ciudad cristiana

27 comentarios:

  1. Que buenas fotos!!!

    No me canso de repetirlo.

    Gran historia, amigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha gustado la historia, y la de Palma me parece muy interesante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Excelente lección de Historia. Las fotos no ñe quedan a la zaga. El texto está muy bien elaborado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. es curioso el grabado de El Temple, en el que aparece un balconcillo, naturalmente para asomarse, en edificio tan venerable.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué maravilla poder presumir de ese pasado árabe del cual todavía teneis gloriosos restos y edificios! Imagino que por Mallorca habrán pasado todos los pueblos y las culturas en expansión del Mediterráneo y los musulmanes no iban a ser menos. Los baños árabes me recuerdan mucho a unos que he visitado en Granada hace poco, aunque los de tu ciudad tienen planta circular a modo de hipogeo o de batisterio cristiano.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Los baños estan muy bien conservados. La fotografía parece antigua y los baños, aunque bien conservados, algo descuidado. Supongo que ahora estarán más arreglados aún. En Valencia, también hay unos: los del Almirante, rehabilitados hace pocos años. Da gusto verlos, su sala fria, caliente, arcos, todo pintadito, en fin... Estos baños palmesanos, por lo visto aún me parecen mejores. Un saludo, Lorenzo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Gaucho.
    Si le ha gustado la historia no se retire, que todavía hay para cinco o seis entradas...
    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  8. Ana le digo lo mismo que al Gaucho, aún condensandola va a dar para mucho. Espero no aburrirles...
    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  9. Antorelo, gracias. Sus palabras, las de un maestro, son un halago para mi.
    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  10. Retablo, el edificio del Temple se conserva igual casí como en el grabado. Es increible que haya llegado así hasta nuestros dias...
    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  11. Eres en National Geographic - Historia dedicado en exclusiva a la mallorquina!!!
    Salut Llorenç

    ResponderEliminar
  12. Gracias Carmen.
    Pues segun el "Llibre del Repartiment" la ciudad de Palma tenia cinco baños arabes, aunque solo nos han llegado estos en buen estado.

    ResponderEliminar
  13. Desde la terraza, estos al contrario de los que usted cita no estan pintados. Todavia conservan el hollin en sus paredes.
    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Cata, me alegro que te guste. La verdad es que aún siendo localista creo que no me van a faltar historias. Y casí todavia no he salido de la capital. Así que imaginate....
    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  15. Magnífica esta entrada sobre el pasado musulmán en Palma; no sabía yo que fuera tan fuerte el paso del Islam por la isla; me encantan esos baños árabes. Un cordial saludo, Lorenzo.

    ResponderEliminar
  16. Muy interesante. Mire por dónde me he enterado de lo que es una mezquita aljama.
    me encanta la imagen de la Almudaina, y qué decir de los baños árabes, y la suerte de que estén en tan buen estado de conservación. Lamentablemente no siempre es así.
    Un paseo delicioso y tan hermosamente documentado con imágenes como es habitual por aquí.
    Quedamos a la espera de la ciudad cristiana.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Gracias don Paco. Los musulmanes, aparte de sus construcciones, tambien nos dejaron -se cree- la tipica ensaimada de Mallorca, ya ve usted. Algo que si debemos de agradecerles para siempre, ya que es un postre mundialmente conocido.
    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  18. Volveremos con la Almudaina Madame, ya que ha sido residencia de todo el que ha pasado por aquí. Incluso los reyes cuando vienen a la isla suelen hacer sus recepciones en tan magno edificío.
    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  19. ¡Qué bonita labor has hecho! Estoy estudiando la historia de Mallorca para un trabajo literario y su historia me ha fascinado. De hecho, me encantaría viajar para conocer a fondo tan maravilloso lugar.
    Te felicito y te envío saludos desde Viña del Mar, Chile.
    Andrés García

    ResponderEliminar
  20. Gracias por su visita anonim@, me satisface que le guste.
    ¡Saludos a Chile!

    ResponderEliminar
  21. Como mallorquina, tengo que decir que estoy orgullosa de mi islita y por supuesto, ha sido una gran sastisfacción dar con un blog como este.
    Saludos y enhorabuena desde Alicante.

    ResponderEliminar
  22. Gracias paisana, me satisface que te guste. Y gracias también por seguirme ;-)

    ResponderEliminar
  23. Anónimo14/9/12 8:58

    Ante todo decir que es de las páginas mas completas que he visto en fotografía y ello quiere decir que existe un gran trabajo detrás.
    Estoy buscando fotografías del Arrabal de Santa Catalina de los años 1900-1907 concretamente de la calle Despuig en cercanía a lo que llamaban "casa cuna",tambien planos.Agradecería toda la información posible.Muchisimas gracias.Dejo mi correo: agripinaescocia@hotmail.com - katy

    ResponderEliminar
  24. Este es un blog genial. Me encanta la historia de Mallorca y vuestra página en Facebook es supercompleta.
    ¡¡¡Enhoabuena!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ..a todos soy estuiante de lengua española,,necisito un libro sobre Mallorca Musulmana.gracias

      Eliminar
    2. Gracias Lorenzo por tan claro y conciso documento sobre la época arabe en Baleares. ¿Por qué estas cosas no se explican en las escuelas?. Seguro que no habria tanto descerebrado racista inquisidor. Armando Guerra

      Eliminar

Si quieres hacer algun comentario y no tienes cuenta de gmail, puedes hacerlo seleccionando en el perfil: "Anonimo".
Al final, puedes poner tu nombre si así lo deseas.

"MALLORCA, otro tiempo..." Libro de fotografías de FAM.

Nace nuestro primer libro. Próximamente características, precio y dónde encontrarlo.